La expectativa mundial sobre la primera imagen de un agujero negro se disipó esta mañana a las 10, hora argentina, cuando un grupo de científicos que integran el consorcio internacional Event Horizon Telescope (EHT) develó la tan esperada fotografía.

“La primera imagen de un agujero negro revelada esta mañana constituye la prueba más directa jamás obtenida de la existencia de estos cuerpos celestes”, explicó el astrónomo Frédéric Gueth, director adjunto del Instituto de Radioastronomía Milimétrica de Europa, que participó en el proyecto EHT, una colaboración internacional que combinó señales de ocho observatorios situados en diferentes partes del mundo y se dedicó a observar el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia Messier87 o M87, situada a 53,3 millones de años luz de la Tierra.

La investigadora polaca Monika Moscibrodzka que también estuvo en la presentación de la foto comentó: “La imagen se construyó como un rompecabezas” a partir de diferentes fotografías tomadas en cuatro días distintos por la red de telescopios funcionando como un único radiotelescopio”.

Y agregó: “Esta imagen confirma claramente los modelos de agujeros negros en rotación. Observamos exactamente lo que habíamos previsto. Esto nos satisface. La clave ahora será definir la densidad exacta de la materia que hay en torno al agujero negro, comprender mejor el campo magnético cuyo papel es fundamental y la manera en que gira la materia en el disco”.

Estas observaciones permitieron determinar que el agujero negro supermasivo de la galaxia M87 tenía una masa 6.500 millones de veces superior a la del sol, un radio de 22 microsegundos de arco y que giraba en el sentido de las agujas del reloj. Desde la Tierra, lo vemos a 60º.

La expectativa ahora se centra en ampliar estos estudios para seguir tomando imágenes cada vez más precisas de estos objetos montruosos del cosmos.

D.N

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *