La ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) presentó este jueves su balance anual según el cual el país “se ubicará como el país más violento de América Latina”, con una tasa de homicidios de 81,4 por cada 100.000 habitantes.

El Observatorio, que coordina el estudio en el que participan las principales universidades del país, cifró en 23.047 las muertes violentas.

Estos datos son inferiores a los expuestos el año pasado cuando el total según la ONG fue de 26.616 muertes violentas y la tasa se ubicó en 89 por cada 100.000 habitantes. No obstante, el Observatorio afirmó que esto no significa alguna mejora en la “epidemia” nacional de violencia.

En 2018, el OVV indica que solo 10.422 casos son reconocidos como asesinatos por las autoridades, pero hasta el mes pasado el Ministerio de Interior y Justicia informó de 9.675 homicidios y ubicó la tasa en 30 homicidios por cada 100.000 habitantes.

La ONG detalla en su informe que este año se produjeron 7.523 muertes violentas por resistencia a la autoridad y otras 5.102 que están bajo averiguación, en tanto que el balance oficial omite estos casos.

“Los resultados de este año muestran una disminución en la cifra de homicidios cometidas por los delincuentes y un notable incremento de las víctimas caídas a manos de las fuerzas policiales”, dijo a periodistas el profesor Roberto Briceño León, portavoz del OVV.

“Venezuela se ubicará como el país más violento de América Latina”, añadió al aseverar que las 81,4 muertes violentas por cada 100.000 habitantes constituyen “prácticamente el doble de lo que se espera en Honduras”.

Los estados más violentos son Aragua y Miranda -centro-norte venezolano- con 168 y 124,4 homicidios, respectivamente.

El documento de la OVV indica además que la mayoría de los homicidios se cometen “en plena calle” contra hombres, con el uso de armas de fuego y durante las noches de los fines de semana.

En medio de la criminalidad desbordada han proliferado los llamados “delitos de hambre”, robos de comida que encuentran terreno fértil en una crisis económica reflejada en escasez de bienes básicos y una inflación proyectada en 10.000.000% para 2019; Los productores son víctimas del hurto de cosechas y ganado.

Además, debido a la inseguridad y la violencia “se producen y se distribuyen menos alimentos en el país”, lo que contribuye a disparar los precios, señaló el activista.

Fuente Infobae – S.G.

Categorías: Noticias

Stephanie García

@stepha_mermaid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *