La Línea 1 del Metro de Quito, el primero de Ecuador, inició este lunes los recorridos de prueba de los primeros trenes entre las estaciones de Iñaquito y Jipijapa, al norte de la ciudad.

El proyecto, que cuenta 100 % con ingeniería española, fue visitado hoy por el presidente Lenín Moreno, su vicepresidente Otto Sonnenholzner, y la presidenta del Legislativo, Elizabeth Cabezas, quienes participaron en el que es el primer viaje de prueba con pasajeros.

Moreno aludió a la mejora del tráfico que supondrá la inauguración de este sistema de transporte colectivo subterráneo, prevista para finales de año, y recordó en ese sentido que en Quito hay unos 500.000 vehículos en circulación, número que aumenta año tras año.

Tras enunciar algunas de las capitales americanas que ya disponen de metro, Moreno aplaudió que ya se pueda contar en Quito con este sistema, que transportará aproximadamente 450.000 ciudadanos cada día, lo que supone casi 1.500 cada cinco minutos, según sus cálculos.

La construcción del metro, que se encuentra al 80 % de avance, espera continuar a un ritmo de trabajo de 24 horas al día los siete días de la semana para poder comenzar con la operación comercial a finales de año, cumpliendo hasta el momento con el cronograma de obra y con el presupuesto estipulado en un primer momento.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, señaló que la financiación para el proyecto se analizó para que fuera “asumible” por el Municipio “sin comprometer a futuro las finanzas municipales”.

“El Metro va a transformar para siempre la ciudad: Quito va a ser una antes y otra después del Metro”, apuntó el alcalde quien agregó que su administración actuó “siempre con responsabilidad, pensando en el futuro de la ciudad y no en cálculos políticos”.

Por parte de Acciona, su gerente de obra civil, José Luis Guijarro, aseguró que la firma ha trabajado para que “el Metro de Quito sea una realidad en plazo, sea el mejor metro que se inaugure hoy en día en el mundo, con los mejores índices de seguridad y sin accidentes”.

Guijarro puso como ejemplo de ese esfuerzo el “enorme” trabajo de logística que supuso la elaboración de la estación en la céntrica plaza de San Francisco, adonde tuvieron que desplazar 100.000 metros cúbicos de hormigón y doce millones de kilos de acero para las estructuras.

D.N

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *